Blog 

Sobre Psicologia, PsicoterApia y Psicoanálisis

  • 08/09/2020 - Manuel Noriega B. Psicólogo y Psicoanalista 0 Comentarios
    ¿Expresar solo emociones positivas?

    Se lee a menudo, sobre todo en las redes sociales, que

    hay que alejarse todo lo que uno pueda de las emociones negativas, tanto de las
    que produce uno mismo (lo llaman emociones y actitudes “tóxicas”) como de las personas del entorno cercano que las
    expresan (a estas personas se las llama directamente “tóxicas”).

    Esto anterior tiene muchas repercusiones a nivel psicológico
    que no voy a comentar en este artículo. Por ejemplo, el tachar al otro de “tóxico”
    produce el efecto inmediato de que “yo no lo soy”.

    En este escrito, por tanto, si haré mención de que la
    expresión de las emociones consideradas “negativas” es importantísimo para una
    buena salud psicológica y física. En
    primer lugar, el considerar la ira, la tristeza, etc. como emociones negativas
    es un profundo e inmenso error. Para empezar, estas emociones, no nos hubieran
    acompañado en el largo proceso evolutivo del ser humano si no hubieran
    demostrado la valía de su función. Son emociones importantísimas que debemos
    expresar poniéndoles palabras.

    Numerosos estudios ponen en evidencia que lo que se
    denomina “afecto negativo bajo” junto con el “afecto positivo alto” en una
    determinada persona, correlacionan fuertemente con algunos tipos de cáncer como
    el de mama y los melanomas.

    El afecto negativo bajo es la no expresión de las
    emociones negativas, mientras el afecto positivo alto es la expresión de las
    positivas. Es decir, una persona que no expresa las emociones negativas (las
    reprime) y siempre expresa solamente las positivas, quizá para salvaguardar su
    imagen de “no tóxica”, estaría produciendo daño a su cuerpo.

    Decía Francoise Doltó, psicoanalista francesa, que “lo
    que la boca no habla, el cuerpo lo acaba gritando”.





    Manuel Noriega Borrachero, Psicólogo y Psicoanalista.

    www.manuelnoriegapsicologo.com

    Leer más
  • Psicología Trastorno
    13/12/2019 - Manuel Noriega B. 0 Comentarios
    No todo es lo que parece...o queremos ver.

    Una persona acude a consulta porque se siente muy

    desmotivada y con mucha ansiedad y angustia.

    Esta persona no logró establecer una pareja estable en su
    vida; no tuvo hijos, no realizó los estudios que hubiera deseado y no consiguió
    un trabajo parecido siquiera a lo que le hubiese gustado.

    Sus explicaciones conscientes del porqué, por ejemplo, no
    logró establecer pareja son del tipo "he tenido mala suerte con los
    hombres". Poco a poco, y con el trabajo de cada sesión, va tomando
    conciencia de que, en realidad, no estableció pareja ni nada de lo
    anteriormente citado, no por las explicaciones conscientes que se dio a sí
    misma para justificar lo que le pasaba en su vida, sino porque estaba
    obedeciendo el discurso para el que, desde su infancia, la habían preparado y
    cuyo fin no era otro que el de acabar cuidando de sus padres.

    Por supuesto, la paciente, necesitó un tiempo (cada persona
    tiene su momento evolutivo) para hacerse consciente de lo que en realidad
    pasaba y poder así tomar las riendas de su vida al fin.

    Os imagináis que esta persona, dependiendo de donde acudiera
    a por ayuda, podría hacer sido tratada solo con fármacos (antidepresivos o
    benzodiacepinas); o podría haber sido tratado con una evaluación,
    conceptualización de caso e intervención para su "conducta problema de
    ansiedad"; o algún entrenador personal le indicaría directamente la
    solución porque él tiene el saber.

    ¿Es en realidad un problema de ansiedad el de esta persona o
    es algo mucho más profundo? ¿Basta con mirar solo el síntoma o hay que buscar
    las causas profundas que siempre son diferentes de un caso a otro?

    Ahí dejo la reflexión que, dese luego, implica lo que está
    ocurriendo actualmente con ciertos enfoques que reciben mucho apoyo y que
    corresponden a un discurso que no beneficia al ser humano sino a
    otros..."beneficios".

    Leer más
  • 05/12/2019 0 Comentarios
    Mi primera entrada

    Mi primera entrada

    Leer más
Manuel Noriega

Hola, bienvenido a mi blog

Siempre hay algo que decir (como le pido a mis pacientes).
Por tanto, aquí está mi sección en la que voy compartiendo mis escritos.
¡Espero los disfrutes!

© 2020 Psicólogo, Psicoanalista y Psicoterapeuta Manuel Noriega Todos los derechos reservados
Producido por BeeDigital